5 situaciones en las cuales debes pensar en empeñar

5 situaciones en las cuales debes pensar en empeñar

agosto 6, 2018 0 By redaccion

Las condiciones del empeño parecen ser conocidas: intercambiar algún bien por un préstamo inmediato en efectivo, para luego recuperar la prenda empeñada; al liquidar dicho préstamo, claro que, sin la demora y complicaciones que conlleva el solicitar un crédito bancario.

 

Hoy revisaremos 5 situaciones en que el empeño es una buena idea.

 

  1. Cuando quieres dinero al contado

 

Aceptémoslo. El dinero electrónico es muy útil, pero todavía existen ocasiones en que es bueno contar con efectivo.

Tener dinero físico es una gran seguridad, y en general, es el uso más común para diferentes tipos de negocios, en donde el uso de tarjetas, no siempre está disponible.

Estos son algunos beneficios al usar dinero en efectivo:

  • No te cobran recargos por el uso de Tarjetas de Crédito.
  • En ocasiones, al viajar, no en todos lados aceptan tarjetas.
  • En algunas ocasiones, existen descuentos por pagar en efectivo.
  • Estás a salvo de cualquier falla tecnológica.
  • El efectivo siempre es la mejor opción para diversos comercios, compras informales o en caso de imprevistos.

 

  1. Cuando tienes un mal registro financiero

 

En algún momento todos hemos tenido la oportunidad o inquietud de cumplir alguna meta u objetivo y, siempre es bueno saber que se puede contar con alguien que te ayude a cumplir ese sueño. Lamentablemente, son variadas las circunstancias en que un mal registro financiero te puede cerrar la puerta de muchas instituciones bancarias.

Entre las ventajas más llamativas del empeño está el no tener que lidiar con los bancos y tampoco poner en jaque tu futuro; en caso de no poder cumplir con tu parte del trato, no habrá ninguna mancha en tu registro que te dificulte las cosas la próxima vez.

 

  1. Cuando lo quieres rápido

 

Se agotan las entradas para el concierto de tu artista favorito. Y tú, ¿qué vas a hacer? ¿resignarte a seguirlo a través de las redes sociales? No, señor. El empeño permite acceder con inmediatez al dinero en esas ocasiones en que el tiempo no sobra.

Lo mismo va para un viaje compartido, inyectarle liquidez a tu negocio, o bien, la compra de un regalo navideño que sabes que no estará ahí mucho tiempo. Puede ser que tu empresa se enfrente a una oportunidad que sólo se presentará por un tiempo limitado y sea el momento de aprovecharla.

Sea cual sea la situación, es un alivio no tener que pasar por todo el papeleo que implica un crédito en un banco. Con el empeño, lo quieres y lo tienes.

 

  1. Cuando crees que puedes pagar el préstamo antes del plazo final

 

En este punto vale la pena detenerse. Ciertos créditos bancarios penalizan con un recargo el pagar el total antes de la fecha acordada. Sin embargo, sistemas de empeño como los de Nacional Monte de Piedad dan la posibilidad de pagar por adelantado el préstamo y volver a quedar con los bienes en tu poder, así, puedes volver a usarlos una y otra vez. Esto puede ser crucial cuando hablamos de productos que aumentan su precio con el paso del tiempo, como las antigüedades.

 

  1. Cuando no tienes un apego emocional con los bienes

 

A veces un objeto de valor comercial tiene también un lazo emotivo. Nos pueden recordar a personas queridas que ya no están. Sin embargo, hay objetos de valor con los que no nos identificamos emocionalmente. En dichos casos, qué mejor que aprovechar su potencialidad como colateral para conseguir un préstamo rápido.