: Hospitalizados mejoran su salud con una buena nutrición

En el mundo, 1 de cada 3 personas tienen malnutrición cuando entran a un hospital. A pesar de que esta condición por sí sola no amerita una hospitalización, si puede tener un gran impacto en la salud de las personas internadas: mayores días de hospitialización, más posibilidades de encontrar complicaciones e incluso mayor riesgo de ser readmitido.

 

Para combatir este problema en crecimiento, un nutricionista del hospital de Chicago tuvo una idea simple: ¿Qué pasaría si mejoráramos el estado nutricional de los pacientes?
La relación entre nutrición y mejor salud.

Los hallazgos, publicados en el Journal de Nutrición Parenteral y Enteral[1], encontraron una relación entre la mejora en el cuidado de la nutrición y mejores resultados de salud para los adultos con malnutrición.

El estudio siguió a más de 1,200 adultos durante su estadía en uno de los cuatro hospitales Advocate Health Care. [2]Los hospitales implementaron dos versiones (básica o mejorada) de un nuevo programa de nutrición que requirió que los equipos de cuidado detectaran a aquellos pacientes con malnutrición usando una herramienta electrónica en los registros médicos del hospital.

Si el paciente tenía malnutrición o estaba en riesgo de presentarla, el equipo de cuidados le proveía tratamiento (por ejemplo, un suplemento oral) y apoyo. Aquellos hospitales que usaban el programa mejorado, brindaban a los pacientes con malnutrición el tratamiento dentro de las primeras 24 horas de haber sido admitidos, además les daban cupones y materiales educativos sobre nutrición cuando dejaban el hospital.

Diagnosticar la malnutrición pronto es clave Investigadores de Advocate y Abbott encontraron que cuando se detectaba prontamente que los pacientes tenían malnutrición, y se les proveía apoyo nutricional, se recuperaban más rápido.

Específicamente cuando se comparaba con las tasas de readmisión y duración de la estadía originales entre los pacientes malnutridos. Los programas de nutrición lograron en promedio:

Reducir el riesgo de readmisiones de 22.1% a sólo 16.1%
Acortar el tiempo promedio de estadía de 7.2 días a 5.4 días (25% menos).
“Muchos de los pacientes en el estudio eran adultos mayores con enfermedades crónicas” mencionó Suela Sulo[3], Doctora responsable de estudios de “Resultados de salud” en Abbott, y coautora de este estudio. “

Al priorizar la nutrición dentro del hospital, los profesionales de la salud pueden dar a sus pacientes la mejor oportunidad de recuperarse, además de ayudarlos a volver a una vida saludable.”

Involucrar a los cuidadores para asegurar un mejor cuidadodel estado nutricional de los pacientes.

Uno de los aprendizajes del estudio es que los hospitales pueden mejorar la ayuda a sus pacientes en términos nutricionales con las siguientes acciones:

Añadir procesos para detectar la malnutrición con herramientas validadas.
Implementar tratamiento inmediato si alguien está en riesgo de malnutrición.
Conversar con el paciente o sus cuidadores para asegurar que tengan un buen plan de nutrición para después de ser dados de alta.

ogle" style="display:block; text-align:center;" data-ad-format="fluid" data-ad-layout="in-article" data-ad-client="ca-pub-7716419005870887" data-ad-slot="2924621453">

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *