Se obtiene número histórico en la matrícula de nuevo ingreso a la UNAM.

Este año, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizó el máximo esfuerzo educativo a lo largo de su historia: recibió a 36 mil estudiantes de primer ingreso en su sistema de bachillerato y a 47 mil en el nivel licenciatura, informó el rector Enrique Graue Wiechers.

Ante centenares de estudiantes, exrectores y académicos, el rector encabezó la ceremonia de apertura del ciclo escolar 2017-2018, e indicó que además de los números históricos en su matrícula, también la cifra de aspirantes aumentó a alrededor de 450 mil jóvenes, en ambos niveles.

“Ojalá pudiéramos ofrecerles un lugar a todos aquellos que lo solicitan; desafortunadamente no es posible. Tenemos que hacer exámenes de admisión y seleccionar a los mejores candidatos”.

Estos exámenes, agregó, son de alta calidad, elaborados por expertos y sujetos a un riguroso escrutinio y pruebas de confiabilidad que permiten discernir, con alta precisión, quién se gana el derecho de ingresar a la Universidad. Además, tienen altos niveles de seguridad en sus fases de integración y distribución.

Este ciclo, prosiguió el rector, a pesar de haber seguido puntualmente todos los protocolos, un grupo de exámenes de admisión al bachillerato fue evaluado con una plantilla que no correspondía a la hoja de respuestas. Al detectar el equívoco, la UNAM actuó con veracidad y rectitud, reconoció el error, lo subsanó e ingresaron tres mil 613 jóvenes que alcanzaron el puntaje requerido.

“Lo importante, el día de hoy, es que ustedes ya están aquí y que se han ganado a pulso su ingreso. Han demostrado ser los mejores gracias a su esfuerzo en los ciclos académicos que les antecedieron, dijo a los cientos de estudiantes reunidos en el Centro de Exposiciones y Congresos.

Este año, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizó el máximo esfuerzo educativo a lo largo de su historia: recibió a 36 mil estudiantes de primer ingreso en su sistema de bachillerato y a 47 mil en el nivel licenciatura, informó el rector Enrique Graue Wiechers.

También expuso que la UNAM es de México y al estar en el país no es inmune a las alteraciones sociales que se viven, entre ellas, la inseguridad y el narcomenudeo.

Sin embargo, subrayó, la Universidad es uno de los lugares más seguros del país, a pesar de ser un espacio abierto, en donde la prevención de cualquier delito se hace únicamente a través de la vigilancia, por la vía de la disuasión y con el apoyo de los trabajadores.

El rector recalcó a los estudiantes que el uso de estupefacientes y bebidas embriagantes está prohibido dentro de las instalaciones, no porque algunos de estos enervantes sean ilícitos, sino porque a su edad provoca adicciones, daños cognitivos y alteraciones en la memoria y en el aprendizaje. Por eso, al margen de cualquier postura individual, su consumo seguirá prohibido en la Universidad.

“De igual forma, señaló que la equidad de género es una de las metas universitarias, una aspiración nacional, y la Universidad debe ser ejemplo. Además, porque 58 por ciento de quienes ingresan en este ciclo escolar son mujeres.

Durante la ceremonia, Lesthat Manelick Martínez López, alumno de la carrera de Biología de la Facultad de Ciencias (FC) y quien ingresó con el máximo puntaje en el examen de admisión –120 aciertos-, expresó que el inicio de clases es un día de alegría, pues refleja que el esfuerzo, la constancia, disciplina, responsabilidad, tenacidad y pasión dan frutos.

A nombre de los estudiantes de bachillerato, Teresita Luna Zaragoza, alumna del plantel número 5 “José Vasconcelos”, de la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) y quien obtuvo 128 aciertos en el examen de ingreso –junto con otros dos jóvenes-, llamó a sus compañeros a aprovechar al máximo las oportunidades que la UNAM les ofrece: estudiar, participar en actividades deportivas y culturales, crecer como individuos y aportar conocimientos a la sociedad.

En su oportunidad, Juan José Sánchez Sosa, profesor emérito de la Facultad de Psicología (FP), pidió a los estudiantes de nuevo ingreso contemplar su trayectoria en la UNAM dentro de su plan de vida, mantenerse siempre actualizados y hacer las cosas con pasión; nunca acostumbrarse a funcionar con el mínimo, sino dar lo mejor de sí; usar todos los recursos que la institución pone a su alcance, tomar decisiones informadas y cuidar su seguridad.

This article has 1 Comment

  1. El número histórico es sinónimo de hacinamiento en aulas, eso no propicia la calidad en la atención educativa, aún más, logrará que la deserción y el rezago educativo se agudicen en la máxima casa de estudios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *