Vanguard | ¿Ser joven e inversionista? ¡Sí se puede!

Vanguard | ¿Ser joven e inversionista? ¡Sí se puede!

noviembre 14, 2018 0 By redaccion

¿En realidad se desperdicia la juventud en los jóvenes? ¡No, si uno cree en el poder de la inversión de ciclo de vida!

La inversión de ciclo de vida, el enfoque detrás de los fondos con fecha objetivo (TDF), toma la inercia asociada a menudo con los inversionistas jóvenes y la convierte en una fuerza positiva. Sin embargo, la inversión de ciclo de vida puede tener sentido para los inversionistas de todas las edades.

 

Capital humano contra capital financiero

Los inversionistas tienen diversa abundancia de capital a lo largo de sus vidas. Los trabajadores más jóvenes tienen una abundancia de capital humano, o el valor neto presente de los salarios futuros esperados. No han acumulado activos sustanciales, pero sus 30 a 40 años o más de ingresos futuros se pueden considerar como un activo, con características de riesgo similares a las de una cartera de bonos. El flujo de salarios futuros (o “cupones”) representa flujos de efectivo casi seguros. Por lo tanto, el trabajador más joven puede aceptar el riesgo (y los beneficios potenciales mayores) en sus activos financieros con una mayor asignación en acciones. El trabajador más joven no tiene razón de consumir los recursos de su cuenta de jubilación. En caso de que un mercado en baja tenga un efecto de reducción notoria en esos activos, el inversionista tiene suficiente tiempo para recuperarse.

Por el otro lado, es más probable que los inversionistas mayores hayan acumulado activos, o capital financiero, en los que tendrán que depender durante la jubilación. Por lo tanto, su perfil de riesgo se inclina del lado opuesto del crecimiento asociado con una asignación alta en acciones y hacia la conservación del capital.

La pendiente hacia abajo de la línea de “capital humano” en la ilustración representa la reducción del riesgo que hay en un TDF. En lo que se conoce como su camino de desplazamiento, un TDF reduce gradualmente su exposición a inversiones de renta variable (aumentando en la misma medida la exposición a renta fija) a medida que el trabajador que está envejeciendo “gasta” su capital humano. En los Estados Unidos, donde Vanguard provee servicios a 4.9 millones de cuentas de contribuciones definidas, empezamos la reducción automática del riesgo en los TDF alrededor de la edad 40.

El camino de desplazamiento no necesariamente tiene que detenerse una vez que se haya agotado el capital humano del inversionista en la jubilación. Nuestros TDF de EE. UU. destinados a servir a los inversionistas que ya están jubilados continúan asignando 30% en renta variable debido a que se reconoce que la jubilación actualmente puede durar 30 años o más y que las carteras aún necesitan un motor de crecimiento.

“La inversión de ciclo de vida puede ser atractiva para los planes de jubilación por dos razones importantes”, dice Juan Hernández, director de negocios de Vanguard en México. “Primero, la reducción de riesgo se realiza automáticamente, lo que significa que el patrocinador del plan, y aún más importante, el inversionista final no tienen que administrar los cambios a las asignaciones de activos a través del tiempo. Y segundo, ofrecer fondos de ciclo de vida con costos bajos que están compuestos principalmente por inversiones basadas en índices, con transparencia en los costos, envía una señal a los inversionistas de que lo que usted busca es que tengan resultados positivos”.