Relaciones Comerciales

Así es por dentro el taller de Ottobock en Tokyo


En un hecho sin precedentes, periodistas latinoamericanos tuvieron la posibilidad de hacer un recorrido virtual por el taller de reparación de prótesis, órtesis y sillas de ruedas a cargo de la empresa alemana Ottobock, instalado en Tokio para atender a los atletas que participan en la justa paralímpica.

El recorrido estuvo a cargo del veterano Thomas Pfleghar, director Regional de Educación y Atención Médica en Ottobock y especialista ortoprotesista con más de 30 años de experiencia, quien mostró las distintas áreas del taller principal que tiene una extensión de 700 metros cuadrados.

Pfleghar quien ha asistido como técnico a todas las citas paralímpicas desde Londres 2012, señaló que en el taller trabajan 106 personas, entre ellos, investigadores, científicos, ingenieros, ortoprotesistas y fabricantes detrás de la creación de dispositivos auxiliares que sustituyen de manera artificial una parte del cuerpo, con tal eficiencia tecnológica que alcanzan la naturalidad en la movilidad y la postura, lo que posibilita la práctica deportiva de manera profesional.

Junto con Thomas los reporteros fueron testigos del trabajo en el área de laminado de fibra de carbono, reparación de llantas de sillas de ruedas, costura y el almacén de más de 17 mil dispositivos, entre ellos, pies protésicos de alta tecnología.

Orgullo mexicano medalla para México en Paralímpicos de Tokio

Además, mostró dispositivos de última generación como la impresora 3D que se utiliza por primera vez para atender a los atletas, así como la innovación 3D L.A.S.A.R., un instrumento de alta tecnología diseñado para optimizar la alineación de las prótesis a través de cámaras que graban en directo al paciente situado sobre una plataforma de medición y transfieren la imagen a una tablet. Una vez en la pantalla, las medidas se representan como líneas de precisión milimétrica sobre la imagen del paciente.

Asimismo, explicó que el taller atiende a cualquier atleta sin importar la tecnología con la que esté fabricada su prótesis o silla de ruedas de origen, “sino es posible hacer una reparación hacemos la prótesis con nuevo material y en tiempo record”, aseguró.

Explicó también que del total de reparaciones 70 por ciento han sido a sillas de ruedas convencionales y deportivas y el 30 por ciento restantes a prótesis y ortesis, “cada reparación ha sido distinta pues cada dispositivo personalizado requiere distinto tratamiento”, dijo esta mañana.

Además del taller principal, hay instalados 14 módulos de reparación que estarán abiertos para los 4,400 atletas que compiten en 22 disciplinas deportivas hasta el 5 de septiembre. Los técnicos realizan desde simplemente inflar un neumático de silla de ruedas hasta reparaciones complejas, sustituciones, o fabricar un dispositivo desde cero, todos los servicios con la mejor tecnología y sin ningún costo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *